Oraciones de sanación para los enfermos

Oraciones de perdón y sanación 2019-02-16
Califica esta oración

Oraciones de sanación para los enfermos

La oración a Jesús nuestro señor elegida para esta entrega es una fuerte petición por la sanidad de un vecino, amigo, hermano o familiar.

En ella, se deposita toda la esperanza y fe en el Creador,

para que sea sanado por misericordia y gracia de su Santísimo Hijo Jesucristo, quien, en su corto paso por la tierra.

Curó a los enfermos, levanto de la tumba a los muertos, limpió al leproso

y liberó del yugo del demonio demostrando que ninguna adversidad es mayor al poder del Padre.

Poderosa oración de sanación por un enfermo a nuestro Señor Jesús

Jesucristo no solo obró milagros en vida, librando a los enfermos de sus males

y resucitando a los muertos que merecían ser salvados, sino que entregó su vida por nosotros, para el perdón de los pecados de la humanidad.

Ante tal sacrificio es indudable el amor que nos profesa, por ello ninguna sangre es tan bendita

y pura como la suya, sirviendo de protección a quien la necesite.

¿Cómo orarle al Señor Jesús por la sanación de los enfermos?

La oración sugerida para clamar por la salud de quien lo necesite dice de la siguiente manera:

“Tú que dijiste que eres la vida y resurrección; que en tu paso por este mundo carnal curaste toda clase de enfermedad o herida.

Lleno de humildad apelo a tu benevolente corazón en este día por la sanidad de este enfermo (decir el nombre de la persona), quien te ruega e implora que le socorras en tan difícil situación.

Jesucristo bendito, Dios y Hombre verdadero, intercede por (repetir el nombre) ante tu madre santísima la Virgen María.

Patrona de los Ángeles para que le conceda el alivio que su cuerpo necesita, quedando sanado de cualquier enfermedad que padezca y así poder servirle al Creador.

Toca su mente y alma, brindándole con tu sangre bendita la sanación espiritual.

Oraciones de sanación para los enfermos

¡Oh Salvador Jesús! tú que curaste en Jericó al ciego que aguardaba tu venida en el camino sentado apiádate de él.

Hijo del Altísimo, quien le respondió al funcionario que se te acercó para decirte “Venid, Jesús, antes de que mi hijo fallezca” “vete tranquilo, tu hijo vive”. Cúralo.

Señor Jesús que limpiaste la piel del leproso y sanaste al infectado que sufría desde hace más de 38 años una enfermedad igual al no poder marchar, solo con decirle en la alberca de sus ovejas

“Levántate, colocate de pie y anda” ten misericordia y devuélvele la sanidad a su cuerpo y alma.

Jesús mi Salvador, tú que desataste al mudo del demonio y pudo hablar; que dijiste

“Bienaventurados los que sollozan porque serán consolados” dale socorro y consuelo curándolo del mal que lo aqueja. Jesucristo omnipotente, que dijiste

“De verdad os digo, que lo que al padre pidáis en nombre mío, será otorgado”. Cúralo, Señor.”

Es importante que estas palabras salgan del corazón, dichas con mucha fe y confiando en la misericordia del Padre, quien obra bien, le ira bien y amar al prójimo siempre es bien visto ante los ojos de Dios.

Oraciones de sanación para los enfermos

 

Realiza un comentario