Novena a Nuestra Señora de la Esperanza

2020-08-09

Contenido

prayer to the virgin of hope

Ayúdanos a nosotros y a nuestros seres queridos a alcanzar el gozo ilimitado de estar para siempre con nuestro gloria oracion Padre celestial. Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida nuestra, dulzura y esperanza nuestra.

Oh Virgen de los Ángeles, que durante siglos has establecido tu trono de misericordia en la Porciúncula, escucha la oración de tus hijos, que confían en ti. Desde este lugar verdaderamente santo y morada del Señor, tan querido en el corazón de San Francisco, gloria rezo siempre has invitado a todos los hombres a amar. Tus ojos tiernos nos aseguran una ayuda maternal inquebrantable y una promesa de ayuda divina a todos aquellos que humildemente recurren a tu trono, o que desde lejos se dirigen a ti para pedirte ayuda.

Pídele a Jesús esa gracia especial que te ha concedido, para velar por nuestro hogar en la almohada de los enfermos y moribundos, para que con María y contigo, el cielo encuentre intacta a nuestra familia en el Sagrado Corazón de Jesús. Por lo tanto, nos arrodillamos ante ti para manifestar el dolor que sentimos por los agravios que te causan las personas, y para expiar con nuestras oraciones y sacrificios las ofensas con las que te devuelven tu amor.

Oh Madre de Dios, María Inmaculada, a ti dedico mi cuerpo y mi alma, todas mis oraciones y obras, mis alegrías y sufrimientos, todo lo que soy y todo lo que tengo. A ti dedicaré mis servicios por mi propia voluntad para la salvación de la humanidad y para la ayuda de la Santa Iglesia cuya Madre eres.

prayer to the virgin of hope

Novena a Nuestra Señora de la Esperanza

Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que en ti recurrimos. Beato San José, santo gloria rezo guardián de Jesús y María, ayúdanos con tu oración en todas las necesidades de la vida.

prayer to the virgin of hope

Oh flor hermosísima del Monte Carmelo, vid fecunda, Esplendor del cielo, Madre Bendita del Hijo de Dios, Virgen Inmaculada, ayúdame en esta necesidad. Oh Estrella del Mar, ayúdame y demuéstrame santa misa aquí que eres mi Madre. Oh Santa María, Madre de Dios, Reina del Cielo y de la Tierra, te suplico humildemente desde el fondo de mi corazón que me socorres en esta necesidad.

Una y otra vez, has demostrado ser el Refugio de los pecadores, la Esperanza de los desesperados, el Consolador de los afligidos y el Consolador de los moribundos. Prometemos ser fieles discípulos de Jesucristo, tu Hijo, para proclamar Su Buena Nueva del amor de Dios por todas las personas y trabajar por la paz y la justicia en nuestro mundo. Con fe en tu intercesión, oramos por la Iglesia, por nuestra familia y amigos, por los pobres y abandonados, y por todos los moribundos. Concede, oh María, Auxiliadora de los cristianos, las gracias que necesitamos. Que podamos servir a Jesús con fidelidad y amor hasta la muerte.

A ti clamamos, pobres hijos desterrados de Eva. A ti enviamos nuestros suspiros, lamentándonos y llorando en este valle de lágrimas. Vuelve, pues, misericordioso abogado, tus ojos de misericordia hacia nosotros, y después de este nuestro destierro, muéstranos el fruto bendito de tu vientre, Jesús. ¡Oh clemente, oh amante, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo.

Oraciones marianas de protección

De hecho, eres nuestra dulce Reina y nuestra única esperanza. Oh Señora de los Ángeles, obtén para nosotros, por intercesión del Beato Francisco, el perdón de nuestros pecados, ayúdanos a alejarnos del pecado y la indiferencia, para que seamos dignos de llamarte Madre nuestra para siempre. Ayuda a los necesitados y hambrientos, a los que están en peligro de cuerpo y alma, a los que están tristes y desanimados, a los que están enfermos y moribundos.

Bendícenos, tus más amados hijos, y te rogamos, bendigan también con el mismo gesto maternal, a todos los inocentes, junto con los culpables; los fieles, junto con los descarriados; los que creen, junto con los que dudan. Bendice a toda la humanidad, para que todos los hombres, reconociendo que son hijos de Dios, encuentren en el amor la verdadera paz y el verdadero bien. Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura nuestra y esperanza nuestra.

  • Tus ojos tiernos nos aseguran una ayuda maternal inquebrantable y una promesa de ayuda divina a todos aquellos que humildemente recurren a tu trono, o que desde lejos se dirigen a ti para pedirte ayuda.
  • Desde este lugar verdaderamente santo y morada del Señor, tan querido en el corazón de San Francisco, siempre has invitado a todos los hombres a amar.
  • Oh Virgen de los Ángeles, que durante siglos has establecido tu trono de misericordia en la Porciúncula, escucha la oración de tus hijos, que confían en ti.

Santísima e Inmaculada Virgen, Auxiliadora, nos ponemos bajo tu maternal protección. A lo largo de la historia de la Iglesia, ustedes han ayudado a los cristianos en tiempos de prueba, tentación y peligro.

Obtén para ellos y para nosotros el perdón de tantos pecados. Acelera la conversión de los pecadores para que amen a Jesús y dejen de ofender al Señor, ya tan ofendido. Vuelve tus ojos de misericordia hacia nosotros, para que amemos a Dios con todo nuestro corazón en la tierra y lo disfrutemos para siempre en el cielo. Por lo tanto, nos arrodillamos ante ti para manifestar el dolor que sentimos por los agravios que te causan las personas, y para expiar con nuestras oraciones y sacrificios las ofensas con las que regresan, devuelve tu amor.

Realiza un comentario