Oración de sanación interior

Oraciones milagrosas de sanación 2019-02-16
Califica esta oración

Oración de sanación interior

No solo el cuerpo se enferma, en ocasiones, son más fuertes las aflicciones del alma y el espíritu que las dolencias corporales; para esos momentos en los que la sanación requerida es a nivel interior, se trae un sencillo, pero poderosa oración.

Oración de sanación para la paz del espíritu

La oración para la sanación espiritual es la manera perfecta de entregarle a Dios aflicciones, temores, preocupaciones, miedos, confusiones, angustias, vacíos y amarguras.

Se convierte en el canal directo con el que comunicarse con el Padre profunda e íntimamente depositando a su pies, deseos, anhelos y esperanzas a fin de que muestre su misericordia actuando a favor de nuestra sanidad espiritual.

En líneas generales, existen cuatro cases de curación: la física, la liberación de los espíritus malignos, la espiritual y la sanación interior, mejor conocida como sanidad de las heridas emocionales; para estas últimas, conviene proclamar la siguiente oración.

“Señor Padre omnipotente, derrama tu paz en mi vida; hoy acudo a ti para entregarte mis preocupaciones, miedos y aflicciones.

Líbrame de todo complejo, sensación de culpa, trauma y estados de ánimo negativo que complementan mi salud espiritual.

Delante de tu misericordiosa presencia, expongo mis problemas, situaciones y enfermedades (exponga cuanto le aqueja en ese momento, con palabras directas del corazón como si estuvieses mirando el rostro del Altísimo) .

Convencido de tu amor y misericordia, pido tu bendición alabándote y agradeciéndote por ser grande y maravilloso.

Te entrego oh Padre, mis problemas convencido que sólo tú puedes ayudarme a alcanzar la paz que tanto necesito.

Que la luz de tu gloria ilumina mi vida librándola de la oscuridad para saber en qué dirección caminar según tus preceptos. Amén”

Oraciones cortas para abogar por la sanación interior:

“Amado Padre a tus pies me arrodillo humillado ante estos momentos de tristeza que invaden mi existir, te imploro los reemplaces por alegría y suplicante hago un llamado de auxilio para que actúes en mi corazón.

Dios bueno, alabado y glorificado, tú conoces mis fortalezas y debilidades, acude a mi socorro y sé mi escudo protector mientras mi alma se colma de tu fortaleza.

Contigo todo, sin ti soy incapaz de vencer; borra mis angustias y cúbreme con tu bendición. Amén.”

“Señor mío Jesucristo, tuyo es el poder y la gloria, intercede por mí ante tu Padre en este penoso momento para mi alma, reconfórtala con tu paz y serenidad; baña de tu sangre bendita mi corazón y regálame el entendimiento y la voluntad para encarar las distintas situaciones. Amén”

“Sempiterno Padre, ahora que mi espíritu clama por tu auxilio no hagas caso omiso a mi llamado, necesito de tu protección y guía para sanar mi interior.

Permíteme contemplar la paz de tu perdón y concédeme la comunión con el Padre y el Espíritu Santo entrando en mi corazón para renovarlo alejando cualquier indecisión, melancolía, tristeza o sentimiento de fracaso.

En tus manos pongo mi dolor confiando que por tu misericordia puedas darme lo que nadie más es capaz. Amén.”

Realiza un comentario